Inicio de la página

AYUDAS A LA ACCESIBILIDAD

Casas y sellos discográficos en Euskal Herria

(ca. 1898-2000)


                          PRECEDENTES (FINALES S.XIX-PRINCIPIOS S.XX) 

El Fonógrafo

A finales del s. XIX llegan a Euskal Herria las primeras noticias sobre la invención del fonógrafo de Edison, una de las primeras máquinas que graba y reproduce el sonido por medios mecánicos. Tras su invención (1877) y posterior presentación en la Exposición Universal de París (1889), comienza su difusión mediante exhibiciones, ferias y audiciones, llegando pronto a ciudades como Bilbao o San Sebastián, donde hace su aparición en agosto de 1893. La Unión Vascongada del 9 de agosto publica el evento en la sección de Noticias, siendo una de las primeras referencias existentes sobre la aparición del fonógrafo en Euskal Herria. 

  Ver noticia                    Ver transcripción

Publicidad del fonógrafo L.E. DotesioUn año más tarde, en verano de 1894, se presentan en Bilbao los fonógrafos de Francisco Pertierra (situado en la galería Mateu de la calle Berástegui) y de Colis (instalado en la calle Bailén). Según Txomin Ansola, hasta 1900 continúan apareciendo en la ciudad distintos tipo de fonógrafos, pero a pesar del éxito obtenido con la llegada del cinematógrafo fue perdiendo su atracción como espectáculo público.

Casi desde sus inicios el fonógrafo tiene que competir con el gramófono (Berliner, 1888), aparato que permitía fabricar mayor número de copias.

 

Los primeros fonogramas de música vasca

Carátula del disco Euskarazko lehen soinuak

 

Según Inazio López de Arana  [Euskarazko lehen soinuak. Eusko Ikaskuntza, 2000], los primeros fonogramas de música vasca se grabaron en la Exposición Universal de París de 1900, con el objetivo de enriquecer los fondos del Musée Phonographique. La citada publicación recoge aquellas grabaciones realizadas por el Sr. Azoulay, que incluyen canciones vascas y ciertas lecturas de textos en euskara:

 

  • Donostiako hiru damatxo 
  • Herrietan batzubek
  • Maitia, nun zira
  • Prima Eijerra
  • Pello Joxepe
  • Irrintzia
  • Ebanjelioa, San Juan 20. kapitulua (I)
  • Ebanjelioa, San Juan 20. kapitulua (II) ;
  • Ebanjelioa. San Lucas. Seme Iriolearen alegia

 

Cubierta del disco The Collections of Rudolf Trebitsch. Basque recordings 1913

En el verano de 1913 el investigador austriaco, Rudolf Trebitsch realizó algunas grabaciones de la lengua y música vascas que se conservan en el Phonogrammarchiv de Viena. Estos registros fueron publicados por esta entidad en 2003 e incluyen relatos, canciones populares y también música de txistu. Algunas de las canciones que podemos encontrar son:

  • Agota
  • Txarmangarria zera
  • Nere maitiarentzat
  • Planitzen naiz bihotzetik
  • Baionako patroia
  • Lapurdi huntan bada bertsolari anhitz
  • Txori erresiñula
  • Jeiki, jeiki
  • Benerika dakiola
  • Bagera barkostarrak
  • Santa Ageda

 

Otra fuente relacionada con las primeras grabaciones de música vasca es la colección de cilindros de cera que se conserva en Eresbil y que contiene cerca de 550 cilindros de finales del s. XIX y principios del s. XX. Aunque la mayoría de estos registros llegaron en mal o muy mal estado de conservación, destacan varias grabaciones realizadas hacia 1898 como fragmentos de zarzuelas de E. Arrieta (Marina, El Grumete) y J. Gaztambide (El Juramento, Las hijas de Eva), así como grabaciones de canciones y zortzikos populares vascos (Agur nere biotzeco, Atunera y sardinitas, Betti-Maite, Boga-boga, Goizeko izarra o Iru Damatxo). La mayoría de ellas están producidas por las primeras casas discográficas que nacen en nuestro territorio: Viuda de Ablanedo e Hijo y Centro Fonográfico Universal, ambas asentadas en Bilbao, además de los registros producidos por discográficas madrileñas o valencianas.

Las primeras "casas discográficas"

El Noticiero bilbaíno informaba ya el 1 de agosto de 1898 que la tienda Viuda Ablanedo e Hijo vendía "una variada y abundante colección de cilindros impresos".

Parece que a principios del s. XX esta tienda se convierte en uno de los principales negocios vascos relacionados con la producción sonora. Instalado en Bilbao, se dedican a comerciar con fonógrafos, gramófonos, cilindros y accesorios. Su producción de cilindros de cera es importante, ya que la cantidad de registros conservados en Eresbil asciende a 144, con grabaciones tanto de música vasca como de fragmentos de óperas y zarzuelas (Carmen de Bizet, Luccia de Donizetti, Rigoletto de Verdi, Tempestad de Chapí, Cádiz de Chueca, etc.), así como de música popular.                                        

A principios del s. XX nos encontramos en segundo lugar con el Centro Fonográfico Universal-Almacén de pianos Enrique García establecido en la calle Gran Vía de Bilbao. En Eresbil se conservan 6 registros interpretados por el Sr. Arriaga que incluyen canciones como Euskalduna, Ume eder bat o Goizeko Izarra. Por otro lado, en esta época es posible que en San Sebastián la Casa Erviti se dedicara también a la comercialización de cilindros de cera, ya que se conoce la existencia de alguna caja con el nombre de la casa donostiarra, aunque sin que se haya encontrado ningún registro en sí.

Subir

       

 

                                                                                             


ERESBIL

Archivo vasco de la música
Tel.: (34) 943-000868 • Fax: (34) 943-529706
E-mail: bulegoa@eresbil.eus