Inicio de la página

AYUDAS A LA ACCESIBILIDAD

Luis de Arámburu

1905-1999


      OBRA LUIS DE ARÁMBURU

Entre todas las facetas musicales que Luis desarrolla a lo  largo de su vida, es en la composición donde ha sobresalido especialmente. Su obra abarca gran cantidad y diversidad de composiciones, con cerca de 425 [obras] registros según su catálogo de Eresbil. Dentro de su producción musical predomina la música coral religiosa, aunque también es autor de un gran fondo de romanzas y obras corales, música para txistu, música sinfónica, y otras obras para grupos instrumentales menores.

Partitura manuscrita de DizdizkaA lo largo de su carrera como compositor ha recibido numerosos premios y galardones, siendo un músico muy valorado por figuras como Carmelo Bernaola, Juanjo Mena, Venancio del Val y otras personas vinculadas a la música. Entre ellos José María González Bastida señala:"Luis Arámburu es un magnífico organista, un compositor mejor, una persona admirable y uno de los hombres que más ha hecho por la música vasca de este siglo". [Sedano, J.M. (1995). Luis de Arámburu. Vitoria: Diputación Foral de Álava, Departamento de Cultura,  p.114].

Sobre su estilo Sabin Salaberri afirma que éste evoluciona desde una concepción más bien tradicional ("sólido fundamento ceciliano") hasta un lenguaje más contemporáneo, aunque manteniendo siempre viva su personalidad. Señala, además, que las obras anteriores a 1936 y las de las última etapa como compositor muestran una postura avanzada, mientras que en la etapa intermedia se muestra más conformista [en Casares, E. (dir.), DMEH (v.1. p. 544). Madrid: Sociedad General de Autores y Editores].

J.L. Ansorena destaca en su obra "(...) una gran facilidad para la melodía, arropada por una rica armonía no exenta de cierta influencia debussysta. Este detalle es indicador de su permanente inquietud por estar al día. Lo que le ha llevado en su última etapa a aproximarse a las vanguardias musicales. (...) tiene una insaciable curiosidad, que le lleva a escuchar y conocer la música de otros compositores" [Eresbil, documentación]. 

Esta inquietud por la música contemporánea queda demostrada con las siguientes palabras del propio compositor extraídas de una entrevista realizada en el diario El correo español en 1991. Dice el compositor sobre la música contemporánea:

"mi gran pasión, la que más me gusta. El público no la entiende porque no ha conocido ni estudiado la música intermedia entre el romanticismo y lo que se hace ahora, pero hay un montón de compositores muy importantes: Bernaola, Halffter, Tomás Marco, Luis de Pablo y otros. Tengo un montón de grabaciones y me gustaría parecerme a ellos, pero componen de otra manera" [El correo español, 15-12-1991, p. 12]. 

Parte de la obra de Luis de Arámburu ha sido publicada y grabada. Además de las obras publicadas en Txistulari, destaca la reciente publicación en 2007 de Arabarrak eta ama, antología que recoge 27 obras para coro. En cuanto a las grabaciones, la reciente publicación del disco Los vitorianos con Luis de Arámburu (2007) incluye algunas de las principales obras del compositor. 

A falta de una investigación en profundidad sobre su obra, señalemos algunos breves aspectos de la misma: 

 Música religiosa

El listado de obras de Luis de Arámburu contempla un gran número de composiciones religiosas, donde predomina la música coral con acompañamiento (generalmente órgano), por encima de las obras a capella y las obras para voces solistas. Escribe más de 40 misas, cerca de 50 himnos, unos 25 villancicos, gran número de motetes dedicados tanto al Señor como a la Virgen y otras composiciones religiosas como salmos, vísperas, etc. Una de sus primeras composiciones  es el Himno a Beato Tomás de Zumárraga, obra compuesta en 1923 a los 18 años de edad.

Dentro del ámbito de la música religiosa, cultiva con profundidad el género de la misa, con 25 misas completas con textos en latín y en castellano, por ejemplo Misa en honor a la Stma. Virgen Blanca (1937), misa Regina Pacis, estrenada en agosto de 1989 en la parroquia de San Miguel, así como las dedicadas a la Virgen de Estíbaliz (1951), a San Prudencio (1952) y al Beato Tomás de Zumárraga (1977). Dentro de este género compuso también varias misas de difuntos. 

En cuanto sus numerosos himnos, cabe destacar la gran cantidad de premios logrados durante la década de 1940 en distintos concursos de composición (Huesca, Cádiz, etc.), entre ellos el logrado en 1952 en el concurso para el Himno del XXXV Congreso Eucarístico de Barcelona. El texto de esta obra fue traducido a varios idiomas incluido el japonés y ha sido una de las obras que mayor proyección ha tenido.

De sus villancicos José María Sedano cita Cortejo Navideño y Eguberri. Con letra de José Luis de las Heras, la primera consta de 8 sencillos números; la segunda, escrito para orquesta, solistas, coro y baile, con letra de Cayo Luis Vea-Murguía, es un retablo en dos cuadros y 16 números que representa la celebración del Solsticio de Invierno por los antiguos vascos. 

Siendo Luis organista de la parroquia de San Miguel, llama la atención el escaso número de piezas escritas para órgano, su instrumento predilecto, posiblemente debido a su gran facilidad para la improvisación. 

Música profana

En música profana Luis de Arámburu es autor de obras corales, así como de operetas infantiles y estampas musicales para voces y orquesta o banda; en música instrumental tiene obras para banda, orquesta, txistus e instrumentos a solo, entre otros. Armonizó y arregló canciones del repertorio musical alavés y vitoriano, contribuyendo a la difusión del patrimonio musical alavés. Populares obras como La Virgen Blanca de H. Extremiana, Celedón de M. San Miguel o Te amaba inocente de S. Iradier fueron arregladas por el músico gasteiztarra.

  • Música coral

Según J.L. Ansorena, son las obras profanas corales las que más popularidad le han dado al compositor vitoriano. Algunas de estas obras fueron galardonadas en distintos concursos de composición, por ejemplo, La fuente y el molino (1948), Kitolis (1964), Organua Elizan (1979) o Ekaitza ta pakea (1982).

Comienzo de la partitura de KitolisCon La fuente y el molino obtiene el Premio Iparraguirre de la Diputación de Guipúzcoa. Kitolis, con letra de Pedro Anitua, se basa en la novela Kresala de Txomin Aguirre que describe la historia de amor entre una mujer y un pescador. 

Parte de sus obras corales tanto religiosas como profanas fueron compuestas para ser interpretadas por los distintos coros que dirigió a lo largo de su vida (coro parroquial de San Miguel, Eusko Abesbatza, Orfeón Vitoriano, etc.). 

En el ámbito de la música coral Luis de Arámburu colaboró con Pedro Anitua, Cayo-Luis Vea-Murguía, Félix Núñez, Ruperto Urquijo, Alfredo Donnay, etc. Pero mantuvo una especial relación con el periodista Venancio del Val, autor de los textos de obras como la citada La Fuente y el molino, Cele, Celedón, Eup San Juan!, La Retreta de San Prudencio o Soy alavés

  • Música instrumental

En este ámbito Luis de Arámburu ha cultivado ampliamente la música para txistu y en, menor medida, la música sinfónica y camerística; también tiene algunas obras para otros conjuntos instrumentales, así como piezas para piano, guitarra y otros instrumentos a solo. En total, sus obras instrumentales ascienden a 113 según el catálogo de Eresbil. 

Para J.L. Ansorena Luis fue uno de los compositores que, junto con José Uruñuela y Jesús Guridi, más contribuyó a las publicaciones de la revista Txistulari en la etapa anterior a la Guerra Civil. De las 75 obras para txistu que muestra su catálogo de Eresbil, destacan las composiciones que combinan el txistu con otros instrumentos, formaciones y/o voces como Concierto en re menor, San Vitor o Gure txoko maitea. La mayoría de sus obras para txistu están publicadas en la revista Txistulari. Sus composiciones, así como su estrecha colaboración con la Asociación de Txistularis del País Vasco le valieron la distinción de la Medalla de Oro de la entidad en 1992. Algunas obras para txistu compuestas hacia los años 30 están firmadas con el pseudónimo de "Urub-Mara", su apellido leído de atrás hacia adelante.

Dejando a un lado las obras para txistu, de las 113 composiciones instrumentales que figuran en Eresbil 12 están escritas para banda, 6 para orquesta y 7 para música de cámara.

Entre sus obras para orquesta destacan los conciertos para txistu (1982 y 1985) y para trompa, así como Fantasía para violonchelo y orquesta (1986), obra encargada por el Ayuntamiento de Vitoria para el centenario del nacimiento de Jesús Guridi, estrenada en el Teatro Principal por la O.S.E. Sobre esta obra el propio autor señala: "La verdad es que resulta lo único notable que he hecho" [El correo español-El pueblo vasco, 15-12-1991, p. 12].

En cuanto las obras sinfónico-corales, cabe mencionar el poema sinfónico Dizkizka, primer premio en el Certamen de Masas Corales de Tolosa en la sección de Canción y Polifonía. Luis de Arámburu en 1964

En 1964 nace una de las creaciones más conocidas del compositor: Zeruko deia, obra escrita para coros, solistas y orquesta, estrenada en el Teatro Principal el 19 de noviembre durante la I Semana Musical de Vitoria. En dicho concierto se interpretaron las composiciones galardonadas en el I Premio Jesús Guridi, donde Luis Arámburu logró el segundo premio por detrás de Rodrigo A. Santiago. Se trata de un tríptico con letra en castellano de José María Sedano y en euskera de Pedro de Anitua. 

 Algunas de sus obras para orquesta han sido transcritas por el propio compositor para banda, para la que ha puesto varias piezas. En música de cámara nos encontramos con piezas como Mañana clara de primavera para quinteto de viento, o Minué para flauta, violín y piano. 

Entre las obras para instrumento solo, mencionar las composiciones para piano como Seis miniaturas o Seis canciones chinas, esta última inspirada en melodías de carácter oriental.

Realizó además arreglos de canciones populares para el carrillón del edificio de la Caja de Ahorros de la calle Postas de Vitoria, así como canciones para las tamborradas vitorianas, entre ellas, Marcha de San Prudencio (1975), una de las marchas creadas para la Tamborrada de las Sociedades Populares de Vitoria basada en melodías tradicionales vitorianas.

  • Música escénica: operetas y estampas vascas

No queremos olvidar las obras relacionadas de alguna manera con la escena o el teatro musical, terreno en el que logra uno de sus primeros éxitos con el "episodio cómico-futbolístico" Que la victoria nos sonríe, compuesta en 1928 en honor al Deportivo Alavés.

Representación de Dantzari de dantzarinea en 1954En 1935 compone y estrena el poema lírico para orquesta, coro, solistas y dantzaris  Dantzari de Dantzarinea, con guión escénico de Manuel Lecuona. Aunque apenas se haya interpretado en las últimas décadas José María Sedano piensa que ha sido uno de los sobresalientes poemas salidos de la inspiración del músico vitoriano

 

 

Portada del programa de la obra Colorín

En 1941compone la opereta infantil La corte del rey Colorín,  con libreto de Hilario Catón e Ignacio Sáenz de Urturi, obra estrenada en el Teatro Principal de Vitoria ese mismo año con éxito en sucesivas representaciones; cinco años después estrena una segunda parte de la obra bajo el título de Carmelín, con libreto de Ignacio Sáenz de Urturi.

En noviembre de 1951 estrena en el Teatro Principal de Vitoria Estampas vitorianas, en interpretación del Orfeón del Casino y  bajo la dirección de Félix Larrañaga, el cuadro artístico de Radio Vitoria y los dantzaris de la Juventud Católica de la parroquia de Santa María.  

 

 

 

Principales premios de composición

Entre los más de 30 premios obtenidos en concursos de distintas provincias y ciudades del estado, destacamos los siguientes:

  • 1942. Premio por el Himno Eucarístico de Álava.
  • 1945. Himno Eucarístico de Zamora y Himno Catequístico de Huesca.
  • 1946. Himno de la Segunda Asamblea Catequística.
  • 1947. Himno de la coronación de la Virgen del Rosario (Cádiz), donde Norberto Almandoz estuvo de jurado. Letra de José María Pemán.
  • 1948. Himno a la Virgen de las Angustias (Granada) y el Himno a Nuestra Señora de Araceli (Lucena)
  • 1949. Himno a la Virgen del Carmen, en el 700 aniversario de su aparición.
  • 1950. Himnos a Santa María de la Regla, (Cádiz), Nuestra Señora de Linarejos (Linares, Jaén), Virgen de las Tres Avemarías (Córdoba), Virgen de la Salud (Guadalajara), entre otros.
  • 1952. Himno del XXXV Congreso Eucarístico, convocado por la Junta Diocesana de Barcelona. [documento]. Letra de José María Pemán.
  • 1970. Alicante. Premio Nacional de Habaneras de Torrevieja con Aurora. Señala el compositor que en este concurso ganó todos los años que acudió y que la organización le prohibió que continuara presentándose. [Correo Español....]
  • 1975.  En el Certamen de Masas Corales de Tolosa Premio de honor en Composición con la obra Dizdizka (para voces mixtas) y Primer Premio por Organua elizan, obra de estilo moderno inspirada en un poema de Orixe. 

                                                                                                                                

                                                                                                                                               Índice fotografías


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


ERESBIL

Archivo vasco de la música
Tel.: (34) 943-000868 • Fax: (34) 943-529706
E-mail: bulegoa@eresbil.eus