Inicio de la página

AYUDAS A LA ACCESIBILIDAD

Luis de Arámburu

1905-1999


   Vida de Luis de Arámburu

Familia e infancia

Pío Luis de Arámburu Martínez de San Vicente nace en Vitoria-Gasteiz el 8 de enero de 1905, en la calle Postas nº 16 piso 4º. Siguiendo la tradición de la época es bautizado dos días después, en la parroquia de San Miguel Arcángel de Vitoria. [Partida de bautismo]. Es el séptimo hijo del matrimonio compuesto por Juan Santiago Arámburu Salinas, natural de Salvatierra, y Loreto Martínez de San Vicente, nacida en San Román de Campezo (Álava). La familia se completa con sus hermanos Isabel, Melchora (fallecida prematuramente), Enrique, Clara, María, Carmen y Melchora.

Juan Arámburu (1860-1937), el padre, era profesor de piano y organista en la iglesia de San Miguel, además de ser el primer director del Conservatorio de Vitoria desde su creación en 1928. Juan había estudiado la carrera musical en el Conservatorio Real de Música y Declamación de Madrid, -dirigido en aquella época por el compositor navarro Emilio Arrieta-, obteniendo el diploma de honor al término de su formación. En su casa de Vitoria Juan organiza sesiones musicales junto a los melómanos más destacados de la sociedad vitoriana, donde principalmente se interpreta música de cámara de compositores clásicos. En este contexto parece que Juan Arámburu tuvo relación con algunos músicos destacados del momento, como es el caso de Jesús Guridi.

 Parte de la familia Arámburu
                                            

Profesores del Conservatorio de Vitoria-Gasteiz, 1929

   

 

[1.Izda.: sentado con gorro, Luis de Arámburu.

2.Dcha.: sentado, 2º por la izda, Juan Arámburu]

 

 

 

     

 

 

 Formación musical

Todos los hijos de la familia Arámburu viven el clima musical de casa, iniciando su aprendizaje musical desde pequeños. En la familia, además de Luis destaca también su hermano Enrique, el mayor de los chicos, que llega a ser un notable pianista y organista, además de compositor. 

Luis relata cómo fueron estos primeros pasos en la música: "(...) Entonces éramos seis hermanos y todos estudiábamos música en casa a un tiempo. Yo no sé cuándo aprendí las notas musicales pero creo que sería jugando con mis hermanas (...)". [Sedano, J.M. Radiografía de Pío Luis de Arámburu. Txistulari n. 152, p. 10.]. De este modo, Luis aprende el solfeo junto a sus hermanas con el método Eslava, siempre bajo la mirada de su padre, quien les toma la lección prácticamente a diario. Pronto se divierte cantando y tocando el piano a cuatro manos.

Siendo su padre organista de la iglesia de San Miguel, a los 7 años el pequeño "Luisito" ingresa como tiple en el coro y con tan sólo 11 años su padre le hace tocar el órgano durante unos ejercicios espirituales de las Hijas de María. En esta iglesia conocerá más tarde a Jesús Guridi en un concierto en el que el pequeño Luis le pasa las hojas de las obras interpretadas por el maestro vitoriano. 

Alumnos de Comercio; arriba, 2º izda.: Luis de ArámburuTras realizar los estudios primarios en el colegio de los Hermanos del Sagrado Corazón, su padre le matricula para estudiar Comercio, ya que al parecer  no quería que su hijo se dedicara a la música.

Siguiendo el mandato de su padre, a los 16 años Luis se traslada a Bilbao con el propósito de opositar para el Banco de Bilbao y se establece en casa de una prima durante dos años. Allí alterna su preparación para la oposición con los estudios musicales que cursa en el Conservatorio y practica el piano en casa de una vecina.

   

Finalmente, no alcanza el grado de bancario pero aprueba el quinto curso de piano con gran éxito, tras lo cual decide seguir su vocación y continuar su carrera musical completando los estudios superiores de piano y armonía en el Conservatorio de Murcia. Obtiene, además, la convalidación de los estudios de órgano, violonchelo y trompa en el Conservatorio de Bilbao. Durante su etapa de formación fue alumno de Joaquín Eseverri (armonía), Domingo de Santa Teresa (contrapunto y fuga) y Luis Urteaga, entre otros.

Compositor, intérprete, profesor y director de coro

Finalizados los estudios Luis de Arámburu desarrolla distintas facetas musicales. Además de compositor, es organista, director de coro, así como docente, convirtiéndose en una figura  de referencia en la vida musical gasteiztarra, especialmente desde el fin de la Guerra Civil hasta la década de 1970. 

  • Intérprete

Aunque Luis tocó distintos instrumentos como el violonchelo y la trompa, en su faceta de intérprete es conocido como pianista y, sobre todo, como organista. A los 21 años comienza a sustituir a su padre en el órgano de la iglesia de San Miguel y desde 1929 se convierte en el organista titular de la parroquia hasta el año 1992.  Ameniza las celebraciones del culto y desarrolla su capacidad de improvisación durante más de 50 años desempeñando su cargo con especial cariño y devoción. A pesar de ser su instrumento preferido, compuso muy pocas obras para órgano.

Luis de Arámburu tocando el órgano de la iglesia de San Miguel

En cuanto a su actividad como pianista, actúa en diversas orquestinas o agrupaciones instrumentales de la época y durante los años 50 forma parte de un conjunto junto a su hijo Luis María.

A pesar de no ser intérprete de txistu, Luis se considera una pieza clave en la promoción e impulso del instrumento vasco. Colabora estrechamente con la Asociación de Txistularis del País Vasco desde su creación en 1928.

  • Profesor

La labor pedagógica de Luis de Arámburu es amplía y destacada. Desde 1933 imparte clases de música en la Academia de San Gregorio del Seminario de Vitoria durante cerca de 30 años. En dicho centro tuvo como alumnos a figuras como José Mari San Martín, Enrique Ayarra (organista de la catedral de Sevilla) o Emilio Ibarguchi (organista de la catedral de Santa María).

Un año más tarde Luis se estrena como profesor de piano en el Conservatorio de Vitoria, cuando los problemas de salud impiden a su padre cubrir su cátedra de piano. En 1951 la Dirección General de Bellas Artes del Ministerio de Educación Nacional confirma su cargo como Profesor Especial de Piano del Conservatorio Elemental de Música y Declamación de Vitoria, donde fue compañero de Joaquín Eseverri, Dimas Sotés, Emiliano Ibarguchi, J. Sainz Basabe, José María González Bastida o su hermano Enrique de Arámburu.

Sucediendo a Tomás Echávarri, en 1974 asume el cargo de director del Conservatorio vitoriano, al igual que lo hiciera su padre algunas décadas atrás. En esta etapa Luis intenta impulsar la profesionalización de las enseñanzas musicales del Conservatorio hasta que finalmente se jubila en 1979.

A su vez, durante muchos años Luis alterna las clases del conservatorio con las clases particulares que imparte en su casa, formando a gran cantidad de alumnos. Asimismo fue profesor en el Colegio del Sagrado Corazón, centro en el que estudió la educación primaria.

  • Director

A lo largo de toda su trayectoria musical Luis de Arámburu estuvo muy estrechamente vinculado al mundo coral, siendo muy importante su contribución en este ámbito musical. Manu Sagastume señala que su generación aprendió a cantar en coro gracias a él y que no es posible separar la vida coral alavesa de la figura de Luis de Arámburu [Sedano, J.M. (1995). Luis de Arámburu. Vitoria-Gasteiz: Diputación Foral de Álava, p. 123.].

Luis había asumido ya la dirección del coro de la parroquia de San Miguel desde su época de juventud, posiblemente la agrupación que mayor número de obras religiosas suyas interpretó. En 1934 se hace cargo de Eusko abesbatza, coro mixto nacido en el seno de Eusko Gaztedi (Juventud Vasca) con cerca de 70 coralistas. Para este coro compuso algunas de sus obras durante dos años (cuadros sobre Txakolin, sobre Maritxu nora zoaz, etc.). hasta que la agrupación desaparece con la llegada de la Guerra Civil.

Caricatura de Luis de ArámburuEs en dicho coro donde conoce a la soprano Carmen Carazo Larrañaga, natural de Eibar, con la que contrae matrimonio el 15 de agosto de 1939 en la parroquia de San Miguel de Vitoria. Del feliz matrimonio nacerán tres hijos: Juan Mari, Miguel Ángel y Luis Mari.

Es posible que las circunstancias familiares dificultaran el desarrollo profesional de la carrera musical de Luis, sobre todo, su traslado a otras ciudades que le podían haber ofrecido una mayor proyección. "(...). Yo figuraba como cabeza de familia, tenía que mantener a mis hermanos; mi padre era mayor y le sustituí en sus cometidos ayudándole en todo lo que puede. Luego me casé, vinieron los hijos y vuelta a empezar para que estudiaran, así que aquí me quedé, en mi pueblo, sitio nada proclive para sobresalir como músico, ya lo he dicho muchas veces (...)" [Ibídem, p. 81]. Algunos autores como Javier Cameno opinan que si hubiera vivido en Madrid hoy sería una figura a nivel estatal.

Volviendo a la biografía que nos ocupa, en 1937 se pone al frente de los coros Vesa, agrupación  que dirigirá hasta el año 1983. Entre 1932 y 1938 dirige asimismo la orquestina Vesa, actuando en distintas salas de fiesta de la época.

En esta década de 1930 Luis pierde la capacidad de audición del oído izquierdo como consecuencia de un fuerte catarro cogido en Mendizorroza, el campo de fútbol del Deportivo Alavés, quedando sordo de un oído para el resto de su vida. Otro acontecimiento importante en esta década es la muerte de su padre en 1937.

Unos años más tarde, en 1941, Luis inicia una nueva etapa como director coral nada menos que con el Orfeón Vitoriano. Sucediendo a Joaquín Eseverri y Maximino Lizarralde, dirige la agrupación entre 1941 y 1943, año en el que la agrupación queda disuelta por orden de la Jefatura Provincial del Movimiento del Régimen Franquista. En 1952 el Orfeón Vitoriano se reorganiza y Luis asume nuevamente la dirección, aunque un año después la agrupación desaparece definitivamente. En marzo de 1979 sus antiguos integrantes celebran el cincuentenario de la creación del orfeón junto a Luis de Arámburu.

Por otro lado, como profesor del Conservatorio Vitoriano dirige también distintas agrupaciones de alumnos que se iban formando en el centro.

Homenajes y distinciones. Publicaciones

Desde finales de los años 70 se multiplican los homenajes, honores y distinciones que Luis de Arámburu recibe como agradecimiento a su intensa actividad musical. Entre ellos destacan las Medalla de Plata (1975) y de Oro de la Ciudad de Vitoria (1985), el Celedón de Oro (1980), la Medalla de Oro de la Asociación de Txistularis del País Vasco (1992) o la Placa de honor de la Diputación Foral de Álava (1992).

Bastantes años después del primer homenaje celebrado en Vitoria en 1948, en 1979 se organiza otro homenaje en el Teatro Principal de la capital alavesa, en el que la Banda municipal interpreta obras de Arámburu y otros compositores. Al año siguiente se celebran 4 conciertos donde se interpretan sus obras y en 1982 se estrena su Concierto en la menor para trompa y banda en el homenaje organizado por la Banda municipal de Vitoria y Gasteizko abesbatza. El 20 de diciembre de 1991 recibe el homenaje de la Diputación Foral de Álava, con la colaboración del Ayuntamiento y Radio Vitoria, en un concierto dedicado íntegramente al compositor alavés.

Placa dedicada a Luis de Arámburu

En 1993 el Ayuntamiento de Vitoria le dedica una calle en el barrio de San Cristóbal a la familia Arámburu, la revista Txistulari edita un número monográfico sobre él y recibe el premio de la Fundación Sabino Arana. En 1994 la Escuela Municipal de Música de Vitoria recibe su nombre pasando a denominarse Escuela Municipal de Música "Luis Arámburu".

Entre sus últimas apariciones públicas destaca el día en el que el Papa Juan Pablo II le condecora con la Medalla de la Orden de San Gregorio el Magno, dos años antes de fallecer en Vitoria, el 5 de mayo de 1999, a los 94 años de edad.

En 2005 Musikaste celebra el primer centenario de su nacimiento programando diversas obras del compositor; la Escuela Municipal de Música que lleva su nombre organiza también distintas actividades, entre ellas, la publicación un cuento infantil que relata su vida.

Obras interpretadas en Musikaste

Cuento infantil

En 2007 se publica el disco Músicos vitorianos con Luis Arámburu que recoge 10 obras del compositor alavés, así como la obra Arabarrak eta ama, selección de partituras para coro editada por Manu Sagastume y publicada por Federación de Coros de Euskal Herria.

Rasgos de su personalidad

José María Sedano y otros amigos del compositor retratan a Luis de Arámburu como a una persona sencilla, humilde, alegre y trabajadora; también figura como hombre religioso, generoso y servicial, especialmente cuidadoso con sus cosas (partituras, grabaciones, etc.).

De su humildad y modestia nos deja testimonio la entrevista realizada por Sedano:

-Luis: "Yo no soy nadie, que no, que no y que no"

-Luis: "pero es que yo ni siquiera soy músico.

-J.M. Sedano: ¿Pues qué hacer falta para serlo?

-Luis: Haber compuesto una sinfonía, un cuarteto-esto es muy difícil-, un concierto y una sonata; eso, por lo menos". [Ibídem, pp. 75-78]

Cuando en 1952 la hija de Jesús Guridi le pregunta a ver dónde aprendió a dirigir tan bien, Luis le contesta que en ninguna parte, que había aprendido con los aficionados cercanos a él.

Luis de Arámburu en 1994Fue un hombre activo que continuó cultivando la música hasta pocos años antes de morir. En las páginas anteriormente citadas Luis describe lo siguiente:

"Me levanto entre ocho y media y nueve de la mañana, estudio piano, compongo alguna cosa, suelo ir a misa a las Brígidas, doy una vueltecita por ahí, y, después de comer, las noticias de la radio. A media tarde vuelvo a estudiar un poco y oigo Radio Clásica, por Radio Nacional, que tiene conciertos muy interesantes; siempre se aprende algo. Me gusta estar al tanto de la música contemporánea; qué cosas más preciosas se hacen. Carmelo Bernaola es un ejemplo, de lo mejor de entre los compositores que tenemos aquí". [Ibídem, p. 77].

Luis mostró su inquietud hacia la música contemporánea y los compositores de la siguiente generación, así como por las últimas novedades musicales que recibía de los distintos medios de comunicación.

Otro rasgo destacado de la personalidad de Luis de Arámburu fue el profundo amor que sintió a lo largo de toda su vida por Álava, hacia sus tierras, gentes y pueblos, sobre todo hacia la ciudad de Vitoria. A la hora de definir la música de Arámburu, Rafael Mendialdua, maestro de capilla de la Catedral de Vitoria señala: "Esencia de vida vitoriana, plasmada en el pentagrama, tanto en el ámbito profano como en el religioso" [Ibídem, p. 119]

Gran aficionado al fútbol, fue un ferviente seguidor del Deportivo Alavés desde joven. También le gustaba leer así como escuchar la radio en general.

                                                                                                                                              Índice fotografías

 

 

 

 

 

 


ERESBIL

Archivo vasco de la música
Tel.: (34) 943-000868 • Fax: (34) 943-529706
E-mail: bulegoa@eresbil.eus